martes, 28 de julio de 2009

Todo lo que debe decirse sobre el calor

“Hoy hace más calor que ayer.”

“Si.”

“Mucho más calor que ayer.”

“Si, mucho.”

“Odio que haga tanto calor.”

“Aja.”

“Cuando lleguemos me voy a preparar un café con hielo.”

“Muy bien.”

“Odio que haga calor. Moriremos en el coche.”

“Hm.”

“Y la ventanilla no se puede bajar.”

“Oye… ¿no crees que mis zapatos hacen un ruido raro al andar?”

“Si, ya me he dado cuenta antes. Uff, qué calor hace.”

“El mismo que hace cinco segundos.”

“Me voy a asar en la tienda.”

“Te asas en una heladería. Que poco paradójico.”

“Si te doy el dinero, ¿vas y me compras un ventilador en la tienda que está al final de la calle? Esa que hace esquina.”

“¿Un ventilador?”

“Sí, esas cosas que dan vueltas.”

“¿De qué tipo?”

“De los que hagan viento.”

“Digo que de cuánto voltaje”

“¿Desde cuándo el viento se mide en voltios?”

“A veces pienso en cómo es posible que me hayas enseñado a atarme los cordones…”

“Oye, ¿te has dado cuenta de que tus zapatos hacen un ruido extraño al andar?”