domingo, 13 de julio de 2008

Ella...

Le encantaba ocultarse tras la puerta cerrada, cuando su madre hablaba por teléfono. No era por escuchar de lo que hablaba. Era por escuchar su voz.

Llevaba el pijama hasta el mediodía. Cuando le comentaron que los lunares del pijama podían traspasarse a su piel, fue entonces cuando se negó a ponérselo de nuevo. Desde aquel día duerme a puerta cerrada.

Veía el mundo a través de un objetivo de 28 milímetros. La distorción era más que evidente. Ahora su objetivo tiene zoom. Muchos maldicen su amor por el detalle.

A veces era bella por fuera. Y a veces lo era por dentro.
Cuando llegaba la noche ambas bellezas se unían. Sólo entonces se atrevía a mirarla en el espejo.

sábado, 12 de julio de 2008

enredos...

Siempre he sido incapaz de ir por la vida en línea recta. Por eso no es nada raro, lo que me ha pasado: Me he enredado con la vida.

Lo malo de los enredos, es que luego cuesta volver a salir.
Lo bueno de la vida, es que los enredos son inevitables.